lunes, 5 de octubre de 2009

LA PELÍCULA DE PALERMO.

Sería inancansable contar la cantidad de ceros que tendría la recaudación total de la película del Titán. Pero alejándome un poco de la ambición desconsiderada, me gustaría recorrer un poco de la historia de este grande del fútbol, goleador histórico de Boca y posicionado entre los mejores delanteros de los últimos 25 años, fácil.

Arrancó en las inferiores de Estudiantes jugando como arquero, sí, era el cancerbero de la 7ma división. Si uno se detiene a observar su físico no sería nada descabellado, pero si uno se toma diez minutos y ve las tres cifras que tiene su número de conquistas, se detiene y se asombra una y mil veces.

Tres lesiones gravísimas, pero con muchos ingredientes. En el 99 se rompe los ligamentos cruzados por primera vez, en su rodilla derecha. A minutos de haberse lesionado, marca su gol número 100 con la camiseta de Boca. En una pierna, se amacó en el area y la puso contra un palo, más tarde salió y se conoció su lesión.

Finalizando el año 2000 se va a probar suerte a Europa, ¿suerte?. No, mala suerte. Festejando un gol para el Villarreal se le cayó una pared en su pierna, se rompió el peroné. Algo realmente increíble.

Momentos de felicidad muy poco normales como los dos goles frente al Real Madrid jugando para Boca en la final del mundo, gol a River tras su lesión, dejándolo eliminado de la Copa Libertadores, de rebote, de cabeza, de zurda, de derecha y hasta con las dos a la vez. Momentos de tristeza infinita a la hora de enterarse que había perdido un hijo, rotura de ligamentos nuevamente que introduce la duda crucial, seguir jugando al fútbol.

Palermo está inscripto en el libro de Boca, en el de Estudiantes y en el Guiness de los Récords. 3 penales errados en un mismo partido y el gol de cabeza más lejos de la línea de gol de la historia del fútbol, hace apenas un par de días, frente a Vélez.

Algunos dirán que la suerte siempre acompañó a Palermo a la hora de anotar, pero sin llegar a extremidades, ¿realmente la vida de Martín es una vida afortunada?.

Ganó 13 títulos con Boca, ascendió con Estudiantes en el 1995 y fué goleador de los Torneos Apertura y Clausura en 1997 y 98, respectivamente.

El optimista del gol, señores. Con ustedes. Con nosotros.

Los delanteros existen para regalarle cada domingo su amado pase a la red, los dotados con el lirisimo lo harán de una manera, y los toscos, de otra. El Loco no es ninguno de ellos, el Loco es el Loco, Martín Palermo, el nombre y el apellido del gol.

Se que ningún director de cine se va a animar a leer esto pero, La Película de Palermo nunca va a faltar en la vida y en la obra del futbolero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada